Melisa Studio palpita desde hace 90 días (más de 180 días si contamos su nacimiento en nuestras cabezas). Y ahora que estamos empezando el año, hacemos un pequeño balance sobre lo que significa “emprender”.

Cada día leemos artículos de casos exitosos de mujeres y hombre triunfantes en sus negocios. Pero amigos, vosotros mejor que nadie, sabéis que es un quebradero de cabeza en formato 24 horas. Es una palabra trampa porque no es tan “cool” como nos la venden (aunque en las redes sociales parezca que sí) y requiere de valor extremo y de la paciencia del Santo Job.

De momento, nosotras os podemos decir, como cosas menos amables, que:

  • Hemos sembrado miles de semillas. Más del 90% se han congelado. Estamos esperando al resto (la primavera es poderosa). Mientras, continuamos la siembra.
  • Las jornadas son desde que canta el gallo hasta que te reclaman para cenar.
  • Compaginamos varios trabajos y experimentamos con otros en modo free (¿encaje de bolillos?).
  • En nuestro día a día lidiamos con la incertidumbre, largas esperas, miedos y negativas.

Como cosas brutalmente amables (y que no tienen precio):

  • Nuestro tiempo. Somos dueñas y señoras de él.
  • No hay límites ni espacio físico. Somos libres.
  • Lo que hacemos, lo hacemos disfrutando al máximo, desde el corazón.
  • Compartimos este proyecto. Somos dos cabezas pensantes (yo sola no podría. ¿Tu qué opinas socia?).

Así que, cada vez que nace un brote, es tal la explosión de alegría que compensa todo lo menos amable. Y una nueva fuerza todopoderosa nos domina para seguir adelante. De repente, suena Youth Group, sonreímos y bailamos…

#MSTD Melisa Studio